⬅ Regresar al Blog

Los jóvenes contadores están emprendiendo

Publicado por:
Fecha de publicación: 23/06/2022

Cuando se trata de las nuevas generaciones, todos tendemos a pensar inmediatamente en tecnología, rapidez, Internet y algunas veces, en algún baile de TikTok que sale de nuestro entendimiento. Pero, ¿alguna vez se nos vino a la cabeza que son generaciones más empáticas que las de antes? De ahora en adelante podríamos intentar rescatar este concepto ya que puede estar detrás del éxito laboral de muchísimos jóvenes contadores hoy en día.

Sabemos que esta entrada de blog no es un video de gatitos en TikTok, y aunque no les podemos prometer 15 segundos de diversión, sí mucho aprendizaje y 10 minutos de crecimiento.

Si te pidiéramos que, sin pensarlo mucho y de manera inmediata, pensaras en un emprendedor de tecnología y otro de contaduría, ¿cómo te los imaginas? Podría apostar que al de tecnología lo imaginaste joven y al de contaduría no tanto, ¿acertamos? Es curioso este fenómeno y para sacudirnos un poco de este cliché, te contaremos nuestra experiencia entrevistando a Mariana Salas, una contadora graduada en 2019 que comenzó su propio despacho contable en el 2020. Ella no solo nos contó cómo es que fue hasta que comienza a trabajar por su cuenta que verdaderamente se enamora de la contaduría, sino que nos muestra muchas y nuevas aristas de la materia de las que antes no se hablaba; aristas mucho más humanas. Quédate para aprender que los jóvenes no solo hacen TikToks, están cambiando el mundo y hoy leerás las enseñanzas de Mariana sobre la empatía y la confianza en la contaduría.

Es la empatía lo que Mariana rescata como una de las características más importantes de un contador, pero antes de poder desarrollarla hay que generar confianza. Mariana nos dice: “No estamos vendiendo para máquinas, estamos vendiendo para personas, no vendemos contabilidad, vendemos confianza.” Ella se apoya tanto en el desarrollo de la confianza con sus clientes que nos contó cómo incluso ha tenido algunos que la citan en un café para discutir consultas financieras y terminan hablando de situaciones personales y escogiéndola a ella como confidente.

Ok, suena muy bien pero, ¿cómo doy esa confianza? Desde nuestra perspectiva, podemos comenzar a desarrollar un trato con nuestros clientes más humano. Sí son clientes y sí son contribuyentes, pero también son personas. Personas con historias, con hijos y familia y son personas que podrían estar pasando, por ejemplo, por periodos difíciles de cualquier índole.  Como contadores, manejando uno de los aspectos más importantes de cada familia, el dinero.

Y es en este desarrollo de la confianza que la empatía surge casi de manera natural. Uno como contador puede ponerse en los zapatos de quien solicita nuestros servicios, escuchar, entender cómo es que aportamos al desarrollo de sus negocios, de sus patrimonios, de sus vidas y enriquecer esos proyectos; poder hacerlos, por un segundo, igual de importantes para nosotros como los son para ellos. Mariana subraya la importancia de que esta empatía debe ser genuina, desde el corazón y no con interés de negocio detrás.

No se trata de poner a alguien por encima de nuestro negocio o nuestras ganancias, creemos que el trato justo y humano no se pelea en ningún momento con los negocios exitosos y las ganancias. Al final esta empatía también es una estrategia de negocios, una más humana, pero también se traduce en ganancias y de hecho, podría ser la clave del éxito cuando se trata de ofrecer valor agregado que otros contadores no están ofreciendo. Ser empático con los clientes, hablar su mismo idioma, todo esto genera una base sólida de confianza que retiene a las personas e incluso es el motivante para que nos recomienden con sus seres queridos. Todo es una cadena, si los apoyamos a que sus negocios crezcan, tendrán más recursos para brindarnos oportunidades a nosotros.

El ambiente laboral y las relaciones dentro de los equipos de trabajo también se ven beneficiados por esta empatía y confianza y no solo en la contaduría, realmente en cualquier equipo de trabajo crece bajo estas condiciones y eso, eso se va a notar en tu trabajo. Estas son las soft skills que Mariana busca en los contadores que contrata. Ella rescata no solamente la actitud de su equipo, sino que son buenas personas.

Quisimos aprender un poco sobre la experiencia de Mariana para poder brindar un consejo de valor a quienes allá afuera estén buscando emprender y ella nos dice que si quieres hacerlo, te acerques a alguien que ya haya estado en punto del proceso donde tú estás; no importa si es el principio o el final del emprendimiento. No tiene que ser un “mentor” o alguien que haya hecho ya millones de pesos, pero sí que ya haya experimentado lo que tú estás viviendo hoy. Y al final de la entrevista nos llevamos un punto muy valioso de las palabras de Mariana: emprender no es para todos y eso está bien. El emprendimiento no está por encima de otros esquemas de trabajo y trabajar por nuestra propia cuenta tampoco hace a nuestros resultados más valiosos que los de otras personas. Tu trabajo no vale menos si alguien te ayuda.

Si quieres ver la entrevista de manera visual, mira nuestras cápsulas en Instagram. O escucha la entrevista en nuestro podcast de Spotify.

O únete a la comunidad en línea para discutir el tema.